La diurética Cebolla

La Cebolla es un ingrediente que siendo no tan habitual como los anteriormente destacados, el tomate o el orégano, es un básico en la cocina mediterránea.

Se trata de una humilde hortaliza rica en propiedades, un bulbo conformado por varias capas y que se  presenta en distintas variedades, formas, tamaños y colores, variando entre el blanco, amarillo y rojo. Se puede consumir cruda en ensalada, frita, hervida en sopas y caldos y asada/hornada junto con el resto de ingredientes de una pizza o de una de nuestras calzzonne.
Desde muy antiguo se le han atribuido propiedades medicinales a la cebolla.  Entre la multitud de beneficios citar que es bacteriostática, activa la secreción de bilis, estimula la actividad digestiva del intestino, baja la presión sanguínea, ayuda a la regeneración de la sangre en caso de anemia grave, es diurética, expectorante y desinfectante intestinal. El principal componente de la cebolla es el agua que supone el 90 % de su composición y en el 10% restante encontramos los nutrientes y propiedades beneficiosas que hoy os hemos contado.